La cera

La cera

Artista y artesana, albañil y arquitecta, la abeja cerera alinea en un bloque armonioso unos hexágonos de cera, los alvéolos, que serán a la vez cunas de jóvenes larvas y reserva de miel. Son los panales de la colmena. Las abejas necesitan cera para formar los panales pero también los opérculos, pequeñas tapas que cierran los alvéolos cuando están llenos de miel o cuando contienen una larva de 9 días.

cadena ceriferaPara producir esta cera, las abejas se cuelgan en racimos y segregan a partir de sus glándulas cereras abdominales finas películas translúcidas e incoloras.
La cera no es una producción vegetal, sino una secreción voluntaria de las abejas. Extraen esas películas de su abdomen por medio de sus patas posteriores, las llevan a su boca y las mastican con sus mandíbulas impregnándolas de saliva, volviéndolas más maleables.

Luego son pegadas para formar el alvéolo con forma geométrica perfecta . Los panales construidos por las abejas deben ser cambiados cada tres años. El apicultor recupera la cera de los panales y de los opérculos, después de la extracción de la miel, fundiéndolos según diferentes procedimientos.

Comentar este artículo